Un ambiente enrarecido se percibe por estos días en los pasillos de la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, luego de los resultados adversos en el Índice de Desempeño Institucional 2020 que dejaron a la entidad en el último puesto entre las 32 CAR del país.

Aunque la Jefe de la autoridad ambiental, Olga lucía Alfonso entregó las explicaciones del caso y transfirió en buena medida la responsabilidad a sus antecesores, la pregunta que hoy muchos se hacen es si estas respuestas para contener las críticas calaron entre los integrantes de su superior jerárquico: el Consejo Directivo.

Ver también: (La mala nota de Cortolima)

Median en este punto no sólo las consideraciones técnicas sobre las que los consejeros seguramente tendrán preguntas por hacer respecto de la eficacia y la eficiencia de la entidad o la desproporcionada fórmula cobro/gasto para la evaluación de trámites, sino que también entra en juego el escenario político.

Y es que a estas alturas no se conoce un pronunciamiento de respaldo del Consejo Directivo a la funcionaria, ninguno de los consejeros se ha referido públicamente a los resultados del informe lo que le adiciona una dosis extra de tensión y expectativa.

ContraPeso conoció que para este viernes fue convocado un consejo directivo extraordinario en cuya agenda originalmente no se encuentra incluido este tema por lo que es poco probable que se aborde a profundidad. Sin embargo, es previsible que la coyuntura obligue a hacer alguna mención mínima al respecto.

Fracturas

El silencio del órgano directivo sugiere por demás que no existe unanimidad para cerrar filas en torno al nombre de la Directora y en su lugar dejaría en evidencia descontentos no sólo frente a los resultados sino también respecto de sus formas de administrar por lo que incluso una carta sobre la mesa sería su continuidad en el cargo.

Ver también: (Directora de Cortolima pasa factura a sus antecesores por último lugar en IEDI)

Aunque el incumplimiento al plan de acción ya no es causal de remoción de directores de las CAR, según el decreto 1540 del 24 de noviembre de 2020, administrar una entidad como Cortolima sin el respaldo pleno del Consejo Directivo puede ser una carga extra para Alfonso Lannini, quien asegura que su Plan de Acción Cuatrienal va por buen camino, superando más del 70% de las metas propuestas.


Y es que en el mapa, las fuerzas hoy no son las mismas que en el momento de la elección de Olga Lucía Alfonso cuando contó con un aplastante 9 a 3 a su favor. Ni siquiera los representantes de los alcaldes que en otrora constituían un punto de apoyo hoy le dan seguridad a la funcionaria.

De los cuatro que integran la junta sólo uno defendería la causa de manera directa: Jorge Cabrera (Venadillo), mientras Medardo Ortega (Armero-Guayabal) sigue los lineamientos de su jefe político, Jaime Yepes, actualmente divorciado del barretismo; Jorge Rodríguez de carné liberal pero cercano a Carlos Edwar Osorio y la mandataria local de Fálan, Lucero Castaño afín al grupo del representante a la Cámara, José Elver Hernández, y de los afectos del senador Miguel Barreto.

Por el lado del gobierno nacional las delegadas Miryam Amparo Andrade y Selene Piedad Montoya Chacón responden directamente a las directrices de presidencia y por ende del partido de Gobierno que, dicho sea de paso, tiene cuentas por cobrar a la organización barretista.

De otro lado están los representantes del sector privado. Son ellos: Juan Ernesto Sánchez a quien se relaciona políticamente con el jaramillismo y Héctor Rojas. Aunque de este último no se tiene una referencia directa de filiación política, lo que tradicionalmente ha ocurrido es que las decisiones de ambos siempre van alineadas.

Mientras tanto, por las ONG ambientalistas, tienen asiento en el Consejo, Hugo Rincón y Luis Fernando Popayán. Rincón, aseguran, ha venido manifestando indisposición con el barretismo por la falta de reciprocidad y seriedad en los compromisos adquiridos con las organizaciones que representa y que fueron determinantes en la elección de Alfonso Lannini. Popayán es reconocido como amigo íntimo del ex director de la CAR, Jorge Enrique Cardoso.

En otra orilla están José Alfredo Capera, por las comunidades indígenas que vendría siendo un comodín al momento de la toma de decisiones y el delegado del Gobernador del Tolima quien por obvias razones acompañará la defensa de Alfonso.

La elección de Alcaldes al Consejo Directivo fue mostrada como un hecho histórico al contar con una única plancha.

Presión 100%

Más allá de que en apego al reglamento, el orden del día de la sesión de este viernes sea inalterable, el pedido de cuentas de los consejeros a la Directora no tardará en llegar, más cuando el diputado del Centro Democrático, Milton Restrepo ha elevado senda petición a la Procuraduría General de la Nación exigiendo que se investigue y sancione disciplinariamente a Olga Lucía Alfonso por el presunto incumplimiento de sus deberes.

Además de exponer los resultados del IEDI-2020, Restrepo sustenta su solicitud en el hecho que según él no se esté dando cumplimiento al Plan de Acción Cuatrienal, incluso va más allá y precisa que también la funcionaria incumpliría con los requisitos legales para ocupar el cargo al faltar a lo dispuesto en el manual de funciones que contempla como condición acreditar experiencia de un año en actividades relacionadas con el medio ambiente, sin que ello se evidencie en la información consignada en la página de la función pública.

Denuncia diputado Milton Re... by Contrapeso Investiga

Lo único cierto es que en torno al cerco a Olga Lucía Alfonso hoy confluyen sectores ideológicamente opuestos. La derecha representada por el Centro Democrático y algunos conservadores inconformes, y de otro lado sectores alternativos que a través de figuras como el exalcalde Guillermo Alfonso Jaramillo y su exsecretario de despacho César Picón o el diputado Renzo García no han tardado en pedir se pague el costo político por los indicadores adversos.

Nadie discute las capacidades en materia de administración pública de Olga Lucía Alfonso, quien se encuentra en medio del fuego cruzado entre su grupo político y el denominado anti-barretismo. Su mayor virtud puede convertirse en su talón de Aquiles: la desbordada e indiscutible lealtad al exgobernador Óscar Barreto Quiroga.

La figura de Alfonso por lo que representa políticamente termina siendo una especie diana de 10 puntos que recibe los dardos contra el barretismo

En diálogo con ContraPeso, la funcionaria explicó que el IEDI (por sus siglas) se desarrolla desde hace apenas dos años y lamentó el que para el 2019 se hubiera reportado información manipulada convenientemente, dejando por fuera incluso la estadística aportada por los centros territoriales.

Alfonso indicó que aunque en el informe de empalme con la anterior dirección se inventariaron 14 mil expedientes, después de ocho meses de revisión, sus equipos pudieron hacer una actualización que arrojó como resultado un total de 25 mil trámites por resolver, aunque aclaró que muchos vienen incluso desde el 2008.

Esto explicaría en buena medida el por qué de los resultados adversos en materia de eficacia y agregó que para el 2019, por ejemplo, se dio cuenta al Ministerio de Ambiente, solo de las carpetas del último año pasando por alto el cúmulo de procesos sin atender.

(Audio: Olga Lucía Alfonso, Directora de Cortolima)

Otro aspecto que reveló la Jefe de la Autoridad Ambiental en el Departamento fue cómo algunas de las carpetas se extraviaron por lo que se iniciaron todas las actuaciones ante los entes de control y además el que algunos funcionarios tuvieran engavetados los trámites asignados hasta dos años sin justificación alguna.

Además de apostar por la digitalización de los expedientes mediante la contratación de un software especializado, la Corporación dispuso la rotación de algunos líderes de procesos y suscribió convenio con la Universidad del Tolima para incorporar a los 25 abogados graduados, con las mejores calificaciones durante su carrera, a quienes se encomendó un plan especial de descongestión que tiene como meta evacuar 7.000 procesos en lo que queda del año.

Leer también: (La mala nota de Cortolima)

Seguimientos limitados

En lo que respecta al seguimiento de las licencias autorizadas por la entidad ambiental, Alfonso enfatizó que en la actualidad son cerca de 25 mil los usuarios de la entidad, lo que demanda una amplia capacidad logística y operativa que sobrepasa los recursos humanos y técnicos de los que se dispone.

Dijo que si se distribuyeran por partes iguales las cargas a los responsables del área, cada uno debería adelantar 10 visitas al día, algo humanamente improbable considerando las circunstancias de tiempo, modo y  lugar.

Aun así, dijo, se han venido generando acciones para poder corregir y dinamizar los resultados, que van desde la incorporación de más vehículos al parque automotor para facilitar los desplazamientos, hasta vincular nuevos profesionales.

La ejecutiva recordó que la actual planta de personal, además de insuficiente, tiene a un 32% de sus funcionarios en etapa prepensional y trabajando desde casa, lo que dificulta de algún modo el cumplimiento de los propósitos misionales que fundamentalmente son en campo. Igualmente se mostró partidaria de una necesaria reestructuración que garantice nivelaciones salariales acordes a las de otras Corporaciones.

"Cuando recibí la entidad en 2019 había algo más de 600 contratistas, creo que el año anterior se contrataron entre 400 a 450 contratistas como apoyo a la gestión"


Olga Lucía Alfonso, directora de Cortolima.

Valores sin criterio

En materia financiera, Olga Lucía Alfonso admitió que a su llegada a la dirección los cobros sobrepasaban los gastos para la evaluación de trámites ambientales, esto debido a la falta de organización interna, donde los valores no correspondían con criterios medibles y costeados sino que se fijaban a discrecionalidad de algunos funcionarios, lo que aseguró ya fue corregido y debería verse reflejado en la próxima medición.

Sin desestimar el estudio del Ministerio, Alfonso defendió la transparencia de sus actuaciones reportando información verídica, a lo que en buena medida adjudicó el último lugar del ranking, pero agregó que más allá de las mediciones, su objetivo es que en la calle los ciudadanos perciban una entidad verdaderamente más eficiente y de fácil acceso.

De ocupar el puesto 25 entre las 32 corporaciones autónomas en 2019, pasó a la deshonrosa última ubicación en la más reciente medición del ránking que hace el Ministerio de Ambiente.

El porcentaje de desempeño de Cortolima fue de 31.33 puntos porcentuales en 2020, lo que significó un retroceso del -18.77% frente al anterior estudio.

De acuerdo con la categorización hecha por el informe, la CAR Regional se encuentra en rango crítico con indicadores por debajo del 40%, posición que sólo comparte con Corporinoquia que obtuvo calificación final de 34.8%.

Pero, ¿qué aspectos valora el estudio del Ministerio?.

Eficacia

En materia de eficacia la nota se compone del cumplimiento en los tiempos establecidos por la norma, el otorgamiento y seguimiento de trámites ambientales. Así mismo, el seguimiento a los municipios concertados, cumplimiento de la meta de áreas reforestadas, restauradas y rehabilitadas, negocios verdes verificados y a la adopción de los cuerpos de agua.

En este tópico la Corporación Autónoma Regional del Tolima cayó de la casilla 19 a la 32 evidenciando menor acompañamiento a las concesiones de agua otorgadas pasando del 85% al 18%.

Tampoco le va bien en el seguimiento a los permisos de aprovechamiento forestal donde es penúltima con -38% respecto del 2019.

Mientras que en el trámite de los procesos sancionatorios cedió del séptimo lugar en el país al 21.

En el tiempo que se tarda el trámite de una licencia ambiental Cortolima es la tercera peor calificada y si lo que se tramita es un permiso de concesión de aguas, la entidad es la que mayor tiempo se toma para resolverlo en alrededor de 127 días.

Respecto de otros permisos que otorga la autoridad ambiental en vertimientos y aprovechamiento forestal el informe tampoco resulta favorable.

Finanzas

Sobre aspectos financieros, destaca  dentro del Índice de Evaluación el manejo inadecuado en la fórmula gastos/cobros para la evaluación de trámites ambientales.

El recaudo fue de $440 millones y los gastos de $1.414, cifras suficientes para ubicarse en el top 5 de las más ineficientes.

En lo que respecta la gestión presupuestal y financiera donde se miden recaudo, recuperación de cartera y capacidadde inversión. Cortolima se sitúa en el puesto 19, lo que la desplaza 10 posiciones en la tabla con apenas un 37.8%  de efectividad, por debajo del promedio nacional que para la vigencia fue del 45.35%.

Leer también: (Directora de Cortolima pasa factura a sus antecesores por último lugar en IEDI)

Como era de esperar sectores de oposición a la estructura barretista no han tardado en enrostrar los resultados negativos a través de redes sociales y atribuirlos a la poca experiencia de la actual directora.

Incluso cuestionan que el jefe de la organización, Óscar Barreto hable de la importancia de la planeación en lo público y quien fuera su Secretaria en este campo hoy no esté sembrando un futuro promisorio para la CAR.

Isotipo ContraPesoLogo Contrapeso negativo
Orgullosamente diseñado y desarrollado por PenRocket
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram