El exdirector de Cortolima, Jorge Enrique Cardoso Rodríguez se encuentra a un paso de convertirse en uno de los cuatro comisionados expertos de la Comisión Reguladora de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA), organismo que presiden los ministros de Vivienda y Ambiente.

Las buenas relaciones de Cardoso con funcionarios del alto gobierno, además de su amplia trayectoria pública, lo tienen cerca de quedarse con una posición de gran relevancia en materia ambiental.

La Comisión Reguladora de Agua Potable y Saneamiento Básico tiene como principal responsabilidad expedir la regulación del sector, pero además dirimir los conflictos o dudas que puedan existir sobre las normas ya existentes.

Cardoso quien es abogado, especialista en derecho administrativo y magister en derecho público cuenta con una amplia experiencia en el sector oficial como secretario de despacho en la Gobernación del Tolima, Personero, Procurador Provincial, Director de Cortolima y recientemente como Jefe de la Oficina Jurídica de la Comisión.

Según el procedimiento de la función pública, tras fijarse la hoja de vida en la página de la presidencia como postulado, deberán transcurrir tres días y luego se expidiría el correspondiente decreto por parte del Ministro de Vivienda con el que se conformaría el nombramiento, si nada extraño ocurre.

En lo político

Cardoso es de origen liberal, amigo personal del exsenador Mauricio Jaramillo Martínez. Sonó como precandidato a la gobernación del Tolima en 2015.

Desde la CRA, Cardoso tendrá  injerencia no solo sobre la regulación y la metodología tarifaria para los prestadores de servicios de agua potable y saneamiento básico, sino también en aseo lo que le asegura un relacionamiento de alto nivel con grandes firmas.

En el caso de Ibagué tendría en sus manos la aprobación de una actuación particular que próximamente presentará el Ibal ante ese organismo, con lo que podría lavar las culpas del exalcalde Guillermo Alfonso Jaramillo y el exgerente Alberto Girón, esto en relación con inversiones que se ejecutaron por fuera del Plan de Obras e Inversiones Reguladas (POIR)  y que le generaron endeudamiento a la empresa de acueducto.

Aunque los proyectos se desarrollaron, esas inversiones a la fecha no se están recuperando vía tarifa.  

En este tipo de actuaciones Cardoso Rodríguez sería una cuota incómoda para empresas de servicios públicos y varias alcaldías, donde tiene influencia el exgobernador Óscar Barreto.

El liberalismo en el Tolima se ha convertido en un chiste, aunque nada gracioso. Son muy pocos quienes esperan algo de los líderes desgastados que hoy manejan el Partido Liberal y aun así los logran decepcionar.

La más reciente decisión es muestra de ello. En todo el departamento, Mauricio Jaramillo y su séquito no pudieron encontrar una sola persona con una hoja de vida sólida y con pergaminos para lanzarla al senado.

Figuras como Camilo Delgado, Gentil Gómez, Luis Carlos Delgado, Hernando Hernández, los hermanos Alarcón de Purificación o la propia Olga Beatriz González, no llenaron las expectativas del ‘jaramillismo’, que al final optó por darle la bendición a José Luis Correa López, un completo desconocido en la política regional.

Correa López es actual representante de Caldas, tristemente recordado por muchos manizaleños como un político que contaminó con vallas y pendones la capital de ese departamento en las elecciones de 2018, lo que le significó cerca de 40 mil votos para llegar al congreso.

El desayuno muestra qué servirán en el almuerzo

“Aquí la gente esperará que uno venga a prometer cosas y venga a decirles: es que yo voy hacer mucho por el Tolima, yo quiero decirles que eso no es verdad”, fue la perla que lanzó José Luis Correa en su primer discurso púbico en Tolima.

Lo único que esta redacción atina a escribir sobre esa lapidaria frase, es que el liberalismo en el Tolima vendió muy barata la adhesión al señor Correa. El congresista caldense sentenció que no va a mover un dedo o va a gestionar una obra para la región. Advertidos estamos que ese personaje, como él mismo lo afirma, no va hacer ni mucho ni poco por el desarrollo local. 

Y es que es un verdadero insulto a la inteligencia que Correa López, venga a decirle al pueblo tolimense que un congresista no gestiona obras o proyectos. Están más que comprobados los cupos indicativos, o la famosa mermelada que cada gobierno le entrega a senadores y representantes para ejecutorias en sus respectivas regiones.

Que le pregunte el congresista Correa a su compañero de curul, Ángel María Gaitán, cuántos parques, polideportivos y mejoramientos de vivienda gestionó en el gobierno de Juan Manuel Santos para el Tolima. Y preguntemos en Caldas qué obras ha impulsado Correa para sus coterráneos. Si la respuesta es ninguna, fracasó como político.

Liberales rebeldes

Voces como las de Luis Carlos Delgado, Eduardo Bejarano y Fernando Osorio, se han alzado en contra de la adhesión del oficialismo liberal a José Luis Correa al senado.

El rifirrafe entre Eduardo Bejarano y el diputado Carlos Reyes en redes sociales, tras la adhesión liberal al congresista Correa

“De antemano manifiesto que la correa senatorial no me ajusta los pantalones. Hay tiempo y nombres para escoger, Correa no me convence tal vez porque ni sé quién es” sostuvo en sus redes sociales el exgobernador Fernando Osorio Cuenca.

Y así, son muchos los liberales en el Tolima a quienes les cayó mal esta decisión. Si el representante José Luis Correa no muestra una gestión importante en el departamento, no será culpa de él, sino de los liberales que lo trajeron.

Isotipo ContraPesoLogo Contrapeso negativo
Orgullosamente diseñado y desarrollado por PenRocket
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram