• Banner asamblea confenalco

¿Por qué el ‘barretismo’ le tiene ganas a la gerente del IBAL?

febrero 24, 2024
Con maniobras milimétricas y aprovechando las protestas por la escasez de agua, la oposición está infiltrando ‘peones’ para tumbar al ‘alfil’ del ‘hurtadismo’ con mayor gestión en el gobierno local. Erika Palma, se convirtió en un evidente ‘objetivo militar’ de la casa Barreto, para desestabilizar la administración de Johana Aranda. Análisis.

Es claro que existen graves falencias en el suministro de agua potable para algunos sectores de Ibagué, también hay que reconocer que -como lo explica la gerente del IBAL- el Fenómeno del Niño ha ocasionado una reducción significativa de los caudales en las principales fuentes abastecedoras.

El evento natural, que involucra altas temperaturas y pocas precipitaciones, es tan crítico que ciudades principales como Medellín, Cali y Bogotá, probablemente con mejor infraestructura para la prestación del servicio, también empezaron a advertir sobre una posible estrategia de racionamiento.

Alcaldía ibagué

El malestar ciudadano no se ha hecho esperar y las protestas, como herramienta para llamar la atención de las autoridades, se están convirtiendo en ‘el pan de cada día’. Sin embargo, detrás de un inconformismo apenas natural y legítimo debido a la falta del líquido, existe un claro trasfondo político.

Erika Palma, el alfil técnico del ‘hurtadismo’ con más resultados en la administración.

Llama la atención que militantes del Partido Conservador, adscritos –en calidad de líderes- a la línea ‘barretista’ y que estuvieron hasta el año pasado respaldando la candidatura de Jorge Bolívar a la Alcaldía, son quienes se rasgan las vestiduras en público, pidiendo la ‘cabeza’ de la ingeniera Érika Palma, ante una realidad de bajas presiones en el suministro de agua, producto de la ola de calor que vive el país, pero que ella no puede controlar.

Ayer en el cabildo abierto para tratar la problemática del agua en el sector de La Pola, apareció sin sonrojarse, el señor Walter Sánchez, coordinador de la Comuna 9 de la campaña de Jorge Bolívar a la alcaldía y un consagrado ‘barretista’.

Walter Sánchez, ‘barretista pura sangre’.

Sánchez, con celular en la mano tal vez leyendo el libreto que le redactaron en su casa política y en medio de una verborrea poco entendible, fue uno de los encargados de atizar los ánimos de la gente que de forma justa pide agua para sus comunidades.

“Cómo es posible esa forma desafiante de nuestra gerente, porque es nuestra porque Ibagué paga un servicio…exijo la renuncia de la doctora Erika”, expresó el joven activista político del barretismo, ayer en el Parque del Agua.

Es curiosa e insólita, la forma como se politiza un descontento ciudadano al punto de incentivar el bloqueo de vías, impedir el acceso a entidades públicas y hasta maltratar funcionarios, que siempre han estado prestos a la concertación y el diálogo.

Erika Palma se ganó la ratificación en el cargo, con todo y lo que debe mejorar una empresa que arrastra los males propios de un sistema obsoleto de acueducto y alcantarillado, por sus cualidades técnicas y operativas. Además, la gerente del Ibal puso a ‘correr’ a los contratistas de obras como el Acueducto Complementario.

El ‘barretismo’, consciente de los valores agregados que tiene la ingeniera Palma para el gabinete de Aranda, se la está jugando por tumbar la pieza en el ajedrez más importante y de probados resultados en la administración local.

De lograr su cometido, la oposición se estaría colgando una medalla en la carrera por ‘dar de baja’ a la funcionaria que más ha entregado resultados en medio de la ‘papa caliente’ que significa el IBAL.

Ese ‘golpe de estado’ tendría varios daños colaterales: desestabilización del gobierno Aranda, la caída de una cuota del hurtadismo’, socavar la relación de la alcaldesa con su equipo político, entre otros.

Pero tal vez, el premio más importante para la oposición, si rueda la cabeza de Erika Palma, es quitarle el pie al acelerador de las obras, gestiones e inversiones que la funcionaria lleva adelantando en más de dos años al frente de la empresa más importante de los ibaguereños.

Frente a las instalaciones de la empresa, en el barrio La Pola, Johana Ximena Aranda le puso la cara a una multitud constituida por decenas de usuarios molestos, pero también plagada de ‘barretismo’.

La alcaldesa no se escondió y junto a su equipo de colaboradores, entregaron una explicación –con soportes serios- sobre la forma en que la temporada de seguía afectada el suministro de agua en todo el país.

Rotación de valvuleros, vinculación de 50 nuevos operarios para reparación de daños, implementación de call center, programa ‘Caza Fugas’, mesas de trabajo con las constructoras y un plan de semaforización en el suministro de agua, fueron algunos de los compromisos adquiridos por la Administración Municipal.

Últimas Noticias

Isotipo ContraPesoLogo Contrapeso negativo
Orgullosamente diseñado y desarrollado por PenRocket
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram