¿De Zar a congresista?

agosto 18, 2021
Augusto Ocampo, el tristemente célebre zar anticorrupción del gobierno de Guillermo Alfonso Jaramillo, será candidato a la Cámara de Representantes por Bogotá.

Así lo anunció, el propio Ocampo con una serie de curiosos trinos en los que expuso su hoja de vida y compartió con los seguidores de twitter fotografías inéditas sobre su vida familiar y profesional.

En la última publicación de su serie acompañada por dos fotografías en las que se le ve junto a Gustavo Petro precisó: "Dejo formalmente mi nombre a consideración del Pacto Histórico como aspirante a la Cámara por Bogotá y me someto al proceso democrático que se decida para elegir el lugar en la lista".

A renglón seguido acotó: "Y quiero que @petrogustavo sea mi presidente".

El recuerdo

Ocampo quien durante el paro nacional se hizo visible por liderar la autodenominada primera línea jurídica, con la que se asistió a algunos de los capturados en las jornadas violentas que se desarrollaron en varias ciudades del país, no goza de buena recordación en Ibagué.

Los motivos son varios.

El funcionario a quien generosamente el alcalde Jaramillo le diseñó un cargo con asignación salarial de siete millones de pesos mensuales, pasó con más pena que gloria por la administración local, pues aunque en algún momento cacareó en su defensa llevar 58 investigaciones por presuntas actuaciones indebidas frente al manejo de la cosa pública, al final no entregó ningún resultado concluyente.

Y no era para menos, su figura, aunque de título nobiliario carecía de cualquier tipo de autoridad o poder para actuar como órgano de control desde el punto de vista legal.

El ahora candidato a la Cámara fue citado en esa época al Concejo de la ciudad para rendir cuentas por su gestión, pero se negó a hacerlo. En este mismo escenario se supo que además del contrato como zar anticorrupción había sido beneficiado con otra 'pechuga' burocrática en la Personería Municipal para desempeñar en simultánea un rol de asesor, sólo que sin cumplir los requisitos de formación para ello. También habría sido beneficiado indirectamente con contratos para su hija y su novia.

Aunque el objeto contractual especificaba la necesidad de vincular un especialista en derecho administrativo, Ocampo acreditaba un posgrado en investigación criminal.

Otras polémicas

Sin embargo el episodio más célebre del paso de Ocampo por Ibagué involucró al hoy concejal Rubén Darío Correa quien desde su tribuna informativa denunció un complot del zar, orquestado con apoyos internos desde la Fiscalía para judicializar a los periodistas que lideraron la campaña contra el impuesto predial en Ibagué.

Varios de ellos manifestaron haber recibido amenazas, responsabilizaron al jurista por sus vidas y las de sus familias y hasta llevaron el tema a un Consejo de Seguridad departamental.

Correa refirió el uso de falsos testigos y calificó como extraña y acelerada la actuación del ente acusador que le otorgó a Ocampo la potestad como acusador privado y víctima.

Pero este no fue su único combate. El funcionario consentido por Guillermo Alfonso Jaramillo y escudero de Gustavo Petro accionó también en contra del personero Camilo Ossa a quien denunció, según él, por aperturar "descaradamente" indagación preliminar en contra del exsecretario de Tránsito, Hernán Silva, mientras el delegado del Ministerio Público figuraba como representante legal de la empresa Global Testing Check Services, que tenía por objeto social labores relacionadas con el tema de transporte.

Ahora el polémico jurista someterá su nombre al favor popular en medio de muchas incertidumbres, ¿le alcanzará?, ¿Será el ungido de Petro?, ¿De qué jugará Jaramillo en esta aspiración?

Últimas Noticias

Isotipo ContraPesoLogo Contrapeso negativo
Orgullosamente diseñado y desarrollado por PenRocket
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram